LUIS MONTES, DESCANSA EN PAZ

facebooktwitter
Tras el impacto que nos produjo ayer la noticia del fallecimiento del Dr. Luis Montes manifestamos
nuestro agradecimiento por su incansable lucha por la dignidad sin bajar la cabeza.

Y enviamos todo nuestro afecto a la familia y allegados de una persona que ha dejado una huella indeleble.

La triste noticia de la muerte de Luis Montes conmociona a todas las personas que, de una  forma u otra, nos hemos sentido cercanas a sus posturas y solidarias con sus luchas.
Luis Montes nos ha enseñado que la paciencia, la serenidad, la honestidad y la compasión  son valores que siempre deben acompañar a quien se dedique a cuidar a las personas, desde la  más humilde voluntaria de acompañamiento hasta la más grande eminencia de la especialidad  médica más prestigiosa. Porque las personas que solicitan los servicios sanitarios son personas  especialmente vulnerables a quienes la enfermedad les supone un inevitable giro en su  proyecto vital.
Luis Montes estuvo siempre del lado de los débiles, regalando su conocimiento y su  palabra a quien no lo tenía o no lo podía tener. Luchó siempre por una sanidad pública y por la  ampliación de prestaciones cuando los poderes políticos conservadores pretendían mantener  a España en la más rancia tradición católica. Su gran triunfo, al mismo tiempo que su gran  batalla, ha sido liderar la asociación por el Derecho a una Muerte Digna y liberar a muchas  personas del sufrimiento injusto al que habrían estado condenadas por unos sanitarios  paternalistas y autoritarios que no permitían a las personas en situación de enfermedad  terminal tomar sus propias decisiones.
Luis Montes ha actuado de trigger en la puesta en marcha y ejecución de la ley 41/2002,  de Autonomía del Paciente, que parecía que no quería arrancar y que obliga a todas las  personas intervinientes en la asistencia sanitaria a informar debidamente, a consultar la  voluntad de sus pacientes y a actuar en conformidad con las y los usuarios.
Luis Montes ha defendido los Cuidados Paliativos en toda su integridad, tan necesarios en  todas aquellas personas que sufren enfermedades crónicas invalidantes y sin posibilidad de  curación; cuidados imprescindibles para procurar el confort y la calidad de vida que todos y  todas desearíamos en nuestros últimos días, semanas o meses.
Luis Montes se nos ha ido pero nos ha dejado su legado, su rastro brillará en cada  situación en la que, siendo inevitable la muerte, se la pueda abrazar con una sonrisa en la  boca.
Luis Montes ha sido y será un faro en las luchas por una Sanidad Pública y una Sanidad  Humanizada.

Hasta siempre, compañero.

LUIS MONTES, DESCANSA EN PAZ
facebooktwitter

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *